Nuestra Ciudad

NUESTRA CIUDAD
Bell Ville, declarada ciudad en 1908, está ubicada en el sudeste de la provincia de Córdoba, Argentina, y es cabecera del Departamento Unión. Se encuentra en la Pampa Húmeda, a orillas del Río Ctalamochita, en el cruce de la Ruta Nacional Nº 9 y la Ruta Provincial Nº 3. Su posición es equidistante de dos ciudades muy importantes en la Ruta 9, está a 200 km. al sudeste de la ciudad de Córdoba y 200 km. al noroeste de Rosario.

HISTORIA
La ciudad de Bell Ville tiene 34.439 habitantes según el censo nacional 2010. El ejido municipal actualmente posee una superficie de 41.77 km2, contiene 12.808 hogares, distribuidos en 26 Centros Vecinales.

Es atravesada por el Río Tercero o “Ctalamochita” cuya extensión por la ciudad es de 16,6 km. Sus aguas de gran correntada invitan a la realización de travesías en embarcaciones pequeñas como canoas, kayak o gomones.

Una de sus grandes atracciones es el Parque Autóctono en Reserva Natural Parque Francisco Tau, que, en sus 69 hectáreas, habitan especies como el algarrobo, tala, espinillo, chañar y otros. Posee área de recreación con juegos y asadores y 2 importantes balnearios. Su fauna también es riquísima, especialmente en la gran variedad de aves que disfrutan del lugar.

Algunos íconos de nuestra historia son la invención de la pelota de fútbol sin tiento o boca invisible en el año 1931, los tradicionales alfajores artesanales con dulce de leche llamados “Capias”, el Festival Nacional de la Pelota de Fútbol en noviembre, mes aniversario de la ciudad y otros festivales de variadas temáticas y géneros musicales. Entre las celebridades más destacadas se encuentran César “Tula” Curioni, Mario Alberto Kempes, el “Matador”, Silvio “Tweety” Carrario, Leandro Bottasso, Virginia Garrone, Gustavo Briner, Julio Botti, Sandra Myrna Díaz, Alberto Pío Augusto Cognigni, Artemio Arán, José Luis Bie, Walter de Navazio, Elio Zarini, Atilio Zarini y muchos vecinos más.

RECORRIDO HISTÓRICO

La muerte de un fraile, cuyas causas no han sido determinadas documentadamente, dio nombre al paraje FRAILE MUERTO. Está ubicado a la vera del “Camino Real” que, hacia 1600 y dentro del Virreinato de Perú, unía Buenos Aires con Lima y se encontraba muy próxima a un desvío que conducía a la Capitanía General de Chile. Lugar privilegiado si lo hubo, estuvo siempre asomado a las vías de comunicación, ya que el mencionado camino fue abierto y transitado primero por los aborígenes –que no se establecieron en el lugar- luego utilizado por los conquistadores españoles.

Fue en ese paraje, alrededor de 1650, donde el sargento LORENSO DE LARA Y MIMENZA, oriundo de Chile, erigió una modesta construcción de adobe con capilla, que denominó “DE NUESTRA SEÑORA DE LA LIMPIA CONCEPCION DE FRAYLE MUERTO”. Este fue el núcleo poblacional inicial, siendo la referencia utilizada para contar los años de su existencia la fecha en que Lorenso de Lara y Mimenza suscribiera su testamento: 31 de diciembre de 1676. Como se evidencia, no existió fundación, según lo establecido en la estricta reglamentación impartida por la corona española.

El transcurso del tiempo hizo del paraje una aldea. El primer tercio del Siglo XVIII vio surgir un fuerte para defensa de los malones y con posterioridad, una posta para el obligado descanso de viajeros.

Las vicisitudes sufridas no impidieron la transformación de la aldea en villa, la que, alrededor de 1856, trocó el nombre Fraile Muerto por el de San Jerónimo cuando, por Decreto del Gobernador de la Provincia, Don Roque Ferreyra, así dispuso, por considerar inconveniente la antigua denominación.

El Gobernador Juan Antonio Álvarez unificó por decreto Nº 56 del 03.03.1872 los nombres de la estación ferroviaria y el poblado en uno: BELL VILLE.

La comunidad ya marchaba hacia su destino de ciudad: habiendo alcanzado el número de habitantes exigido para serlo, se inició como tal por Ley Nº 2000 del 17 de agosto de 1908, siendo Gobernador de la Provincia Don José Antonio Ortiz y Herrera.

Este aporte histórico de nuestra ciudad, es obra del Centro Municipal de Estudios Históricos.

Paseo de la Reconstrucción

En el año 2007, se inaugura el Paseo de la Reconstrucción – Puente de la Historia. Allí se encuentra la réplica de la fuente con la estatua de la Libertad en su centro, inaugurada el 9 de julio de 1916 en la Plaza 25 de Mayo de nuestra ciudad, durante la intendencia de Arturo B. Matterson y demolida en 1924. La estatua original fue diseñada por el Dr. Scerrer, fundador del Zoológico de Córdoba.

Tanto la fuente original como la actual redonda, tiene cuatro escudos a su alrededor. Está hecha de cemento y coronada con la estatua de la Libertad, sobre un copón con gárgolas desde donde salen chorros de agua. En su mano derecha flamea la bandera argentina con un sol en el centro y de la izquierda pende una cadena rota. Porta un gorro frigio coronado en su sien con laureles. (todos los símbolos mencionados representan la libertad) reconociendo las luchas que se gestaban en el mundo entero detrás de este principio. “Con los senos descubiertos y muy abultados, como todas las de su género, en su simbolismo puede traducirse como la libertad es capaz de alimentar al mundo”.

También se reconstruyó el puente de hierro de similares características a la antigua estructura del puente Sarmiento, inaugurado en 1870, por el Presidente que le dio el nombre.

El 18 de noviembre de 1868, en los albores de la urbanización de San Jerónimo, hoy Bell Ville, el pueblo alborozado festejaba la inauguración oficial del Ferrocarril Central Argentino en el tramo Rosario – Frayle Muerto.

La sencilla construcción de la estación, típicamente inglesa aún se conserva.

La vía férrea dio auge a nuestra zona ya que durante dos años fue punto terminal del tramo. Era paseo obligado de la población que se reunía en el andén a contemplar la llegada del tren.

Inmaculada Concepción de María

A la llegada del Presbítero Rubén Márquez a la presidencia de la Corporación Municipal en 1869, se lo autorizó para lotear tres cuadras con la finalidad de obtener fondos que permitieran edificar una iglesia acorde con la importancia que había adquirido la Villa. Posee Estación de Ferrocarril, la Posta y el Puente en arco inaugurado por Sarmiento en 1870. Se trasladó así el centro de la Villa hacia el este culminando con la traza de la Plaza 25 de Mayo y la Alcaidía (actual edificio municipal).

El nuevo templo inaugurado el 8 de diciembre de 1871 y consta de tres naves.

En realidad, era una construcción pobre que fue sucesivamente mejorada con el tiempo hasta la actualidad. Es prolijamente conservado como “Monumento de Interés Provincial” (1980) Decreto Nº 1420-0100 16563/80.

Corre el año 1824; la “Villa de Frayle Muerto”, actual Bell Ville, es un precario caserío de alrededor de 200 habitantes, rodeada de un tupido monte y ubicada a la vera del “Antiguo Camino Real”.

Es entonces cuando llega al lugar, de paso hacia Chile donde va a cumplir una misión, una delegación pontificia presidida por el Arzobispo Juan Muzi y de la que participa el canónigo Juan María Mastai Ferretti, quien posteriormente es ungido Papa con el nombre de Pío IX.

Pero el camino que les restaba recorrer era igualmente largo y erizado de los mismos peligros, por lo que, antes de proseguir viaje y de haber celebrado Misa, el Obispo Mastai Ferretti, viendo además el fervor religioso de los pobladores de la zona, les formuló una promesa, según la cual, en caso de regresar sanos y salvos a Europa de esa misión, enviaría como donación y obsequio a la vez, una Imagen de la Purísima Concepción, promesa que cumplió enviando desde Italia, tres años más tarde, en 1827, una nueva imagen votiva de la Inmaculada.

La Imagen de la Inmaculada, se encuentra en la parroquia Inmaculada Concepción de María de Bell Ville.

Dentro de la nave principal se encuentra la escultura Lux Mundi

Durante el Jubileo del 2000, el “Lux Mundi” es premiado en un concurso realizado por una Comisión del Vaticano como “La Escultura del Siglo” y entronizado en la Basílica de Santa María del Pueblo en Roma.

El boceto de “Lux Mundi” bendecido por Juan Pablo II el 20 de abril de 2000 es entronizado honrando la Iglesia Parroquial de Bell Ville.

La obra de 3,8 metros de alto es fuertemente expresionista, una cruz insinuada donde un Cristo crucificado asemeja flotar en el aire con los brazos extendidos reflejando ofrecimiento y acogimiento. Hierro y bronce en una conjunción de fuerza, amor y piedad.

Su autor, es Alfiero Mena, nacido en Treviso (Italia) el 17 de octubre de 1933 y recibe de su padre y maestro la pasión por las esculturas en hierro. Estudia en Venecia, accede a la Medalla de Plata de la Academia de Bellas Artes de Venecia por su obra “Autunno” con tan solo 17 años y finalmente se radica en Roma como docente de la cátedra en el Instituto Estatal de Arte Sacro de la Capital de Italia.

Se especializa en el uso del hierro, bronce, terracota y resinas. Con ellas vuelca su expresionismo hacia el arte religioso o motivos que sintetizan el drama de la condición humana.

En 1998 el Dr. Nelson Filippi visita el taller de Mena en Roma juntamente con un amigo de ambos: Giorgio Todrani. De ese encuentro, nace el deseo espontáneo del artista que una de sus obras, en testimonio de solidaridad, se emplace en la Provincia de Córdoba, más precisamente en Bell Ville.

La reserva natural municipal “Francisco Tau” es un relicto del bioma “bosque de espinal”, extenso ecosistema que rodea a la pradera pampeana. Geográficamente pertenece al distrito del algarrobo, y está compuesto por especies como el algarrobo, tala, espinillo, chañar, moradillo, sombra de toro o peje, ñandubay, caldén y otros. Con una superficie de 68 Hectáreas, se encuentra situado a la vera del río Ctalamochita.

En él se diferencian dos áreas:

Recreativa: Dotada de infraestructura y servicios (comprende Paso de la Arena y Diquecito).

Educativa: Sin infraestructura, con fines principalmente educativos-culturales (La rinconada) reserva del bioma del espinal.

Si bien se habían comenzado a realizar actividades y obras en épocas anteriores, fue entre las décadas del 60 y el 80 cuando la Ciudad de Bell Ville tuvo un auge turístico muy importante, donde el centro de atención era el Parque Francisco Tau y el Río Ctalamochita, que congregaba a miles de personas para disfrutar de su arboleda, y sus dos balnearios: Paso de la Arena y El Diquecito, con rampa para bajada de lanchas y piraguas, con zona de camping con asadores e instalaciones recreativas para los niños. Pero además se organizó un evento popular que le dio gran trascendencia a la ciudad, “Aquarama” donde el río Ctalamochita era uno de los ejes principales, ya que en él se desarrollaban desfiles náuticos de canoas y góndolas, todas convenientemente iluminadas y ornamentadas, que permitían el desfile de sus princesas, que complementaban a la expresión musical, la danza, el recitado, y demás expresiones artísticas, haciendo de este festival un éxito.

Este evento de gran trascendencia llegó a congregar hasta 15.000 espectadores en una sola noche, siendo su término medio alrededor de 7.000 a 8.000 personas por reunión.

Brandt Sulma, “Bell Ville y el turismo”, Centro Municipal de Estudios Históricos de Bell Ville, Bell Ville, 2005, Pág. 123 ss

Otro espacio rico en cultura e historia que ofrece atractivo para conocer es la Casa de la Cultura que perteneció al matrimonio de Petrona Peredo y Fernando Araya. Se encuentra en calle Gral. Paz Nº 48.

Es una construcción en la que se han empleado los mejores materiales de la época.

El frente es una mezcla de estilos donde prima el colonial español, con dos importantes rejas en las ventanas. Luego de la entrada, dos habitaciones cierran el lugar permitiendo el acceso al patio de estilo Pompeyano rodeado de habitaciones. En el patio, hay un hermoso algarrobo de más de cuatrocientos años.

En 1976 fue declarado Monumento de Interés Municipal, y luego Monumento de Interés Provincial, mediante Decreto Nº3718 de 23 de junio de 1980.

Esa histórica Casa alberga la Dirección de Educación y Cultura, el Museo Histórico Regional Sargento Mayor Lorenso de Lara (los destinatarios, notaran que “Lorenso” está escrito con “s”, es así por ser de procedencia portugués), el Museo de Bellas Artes Walter de Navazio y el Centro Municipal de Estudios Históricos de Bell Ville.

A fines del siglo XIX el progreso de la Argentina es acompañado por el crecimiento de la inmigración. El Estado requería respuestas prácticas para ordenar el impacto inmigratorio. La política de balance entre la asistencia social al inmigrante y los intereses y control del Estado, tuvo como emblema al “Hotel de Inmigrantes”, concebido como unidad funcional, administrativa, social, económica que ordenaría y regularía la llegada y distribución de los inmigrantes.

Bell Ville es seleccionado como lugar para levantar uno de los trece hoteles de nuestro país. Por Ley Nº2205 en las ciudades de Buenos Aires, Santa Fe, Paraná, Córdoba, Corrientes, Rosario, Tucumán, Concepción del Uruguay, Bell Ville, Río IV, Goya, Bahía Blanca, Mercedes (San Luis) y Mercedes (Buenos Aires).

Aún se conserva parte de lo que fue el edifico en los predios de la Escuela Nacional de Agricultura de nuestra ciudad. Gobernaba el país el Dr. Miguel Juárez Celman, de allí que su hermano Marcos Juárez, jefe político del Departamento, gestiona ante las autoridades nacionales la construcción de uno en la ciudad.

Las instalaciones del Ex Hotel de los Inmigrante (de los 13 creados por el gobierno de la Nación, uno de los 5 que se conserva) datan del año 1889, Declarado Monumento Histórico Provincial por Ley Nº 5543 y su Decreto Reglamentario Nº 484/83, donde funciona el IPEM Nº 293 Escuela Agrotécnica Ing. Agr. Orestes Chiesa Molinari- Ruta Nº 9-Km 503.

En la actualidad, parte del antiguo edifico, alberga a las instalaciones de la Escuela mencionada, y otro sector a un museo que ilustra la vida en el hotel y la actividad rural.

El 5 de agosto de 1988 por Decreto Nº 4818 la antigua “Escuela Graduada Superior de Niñas”, ya con el nombre de Ponciano Vivanco desde 1936, fue declarada Monumento Histórico. Esta Institución nació en el año 1888 y es justiciero el homenaje rendido a sus 100 años fijado en la placa de la entrada del edificio. Según el archivo que obra en el establecimiento, la primera Directora fue Clara Olmos. En 1894 se incorporó la “Graduada de Varones”. Luego de pasar por varios edificios, en 1909 se construyó el actual local que compartieron niñas y varones en dos turnos. Recién en 1974 la Escuela pasó a ser mixta. Fueron maestros señeras figuras de la Cultura de Bell Ville entre otros: Abdón González, Ángela Terzaga, Faustino Molina y Julio González. El edificio se encuentra en el centro del solar ubicado en la calle Ameghino al 155. Una verja de hierro forjado se abre al hall de entrada donde se halla un busto en homenaje a Domingo Faustino Sarmiento. El estilo de la fachada es español sumamente sencillo. Un patio central, actualmente techado está rodeado por las diversas aulas. Hacia atrás de la edificación atravesando el playón deportivo se halla el Jardín de Infantes que es una nueva construcción. Todo se encuentra en buen estado de conservación. El nombre de Ponciano Vivanco alude a un hijo pródigo de Bell Ville que se distinguió por su acción en el desempeño de diversos cargos: Ministro de Hacienda y Gobierno, Vocal y luego Presidente del Consejo Nacional de Educación, contribuyó también a la construcción del Juzgado Federal de Bell Ville. Se destacó sobre todo por la moderna concepción de la Enseñanza Escolar, Física y Economía Doméstica, estimuló el perfeccionamiento docente. A su muerte en 1929 se hizo acreedor a innumerables homenajes dándole su nombre a una escuela en Buenos Aires.

El 5 de agosto de 1987 por Decreto Nº 4818 la Escuela Ponciano Vivanco fue declarada Monumento Histórico Provincial.