Una lección de amor…una Navidad eterna.

La Guardería Constancio C. Vigil posee la sana costumbre de salir a la calle en esta época del año para que los pequeños, sus papis y personal de la institución saluden a la comunidad con motivo de la Navidad y el resto de las celebraciones que se acercan.

Un beso desde la inocencia de un niño, va acompañado de un mini pan dulce elaborado por ellos mismos, junto a sus padres y miembros de la Guardería.

La actividad se incluye en el Taller de Panificación y Pastas del que participan las familias con sus pequeños y el personal de la institución como una forma de enseñar el valor del esfuerzo y compartir el pan en cada hogar.

El recordado educador mejicano José María Vigil sostuvo: “El principal objeto de la educación no es enseñarnos a ganar el pan, sino capacitarnos para hacer agradable cada bocado” y en eso se orienta la actividad de la Guardería Municipal.

0 Comentarios

No existen comentarios aún

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *