Se conocieron las opiniones de los protagonistas al término del acto por el Día de la Soberanía.

El intendente Carlos Briner, destacó que “es importante que en la historia del país, se escriba que Bell Ville sea protagonista de la unión de toda la conflictividad que tuvo y tiene el cono austral argentino, con el correlato de aquellos que lucharon, fueron víctimas y dieron la vida en pos de los límites de la Argentina”.

Mencionó que en su discurso sintetizó la incongruencia de la política exterior argentina a través del tiempo, en el sentido de recurrir a la Corona Británica por los laudos con países limítrofes, “cuando siempre jugó en contra de nuestros intereses”, aseguró.

Y agregó: “Con mi mensaje en el acto, insté a unir a los familiares de los caídos en los distintos conflictos, más los tripulantes del A.R.A, San Juan. Esto me hizo sentir emocionado como bellvillense y mostrarle a todos que es un solo conflicto que tenemos que vencer los argentinos: las diferencias, empezando por lo individual y pasando por las familias volcarlo en las instituciones. No hay otra salida para nuestro país”.

Mientras tanto, para Marisa Villarroel, esposa del tripulante A.R.A. San Juan Suboficial Principal Luis Marcelo Leiva, se trató de una ceremonia “muy emotiva”. “La calidez de la ciudad y de sus habitantes permiten afirmar que dio gusto estar en Bell Ville y en este acto”, remarcó.

Definió a su extinto esposo como “un apasionado y enamorado de su trabajo. Fue una persona que nunca se quejó por el estado de la nave. Si había un problema, buscaba la solución”.

Narró que este sería su último viaje, ya que después anunciaba su retiro. “Fue una cuestión más de subir para no dejar solo a su compañero con el que mantenía amistad, respeto y profesionalismo”, remarcó.

Finalmente dijo: “En sus últimas fotos, en su voz y en sus gestos se notaba un cansancio profundo y dolor. Yo creo que era el dolor de entender que sería su último viaje y ahora, con el paso del tiempo, empiezo a analizarlo y verlo de otra manera. Causa mucha tristeza entender que él lo sabía y que no lo pudo expresar”.

Por otra parte, Fernando Abraham, veterano del Beagle, describió a Sergio Ponce, soldado bellvillense fallecido bajo bandera, como una “persona alegre y comunicativa. Compartimos mucho de nuestras vidas, menos el regreso sanos y salvos del sur del país. Su muerte fue algo muy duro para nosotros. Es muy bueno que los papás hayan asistido al primer reconocimiento público que se le hace a su hijo”.

0 Comentarios

No existen comentarios aún

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *